Madrid, epicentro de los casos de corrupción