Marta Rovira: “El exilio será la única forma que tengo de recuperar mi voz política”