Nacho Abad, sobre el caso Laso