Patricia Aguilar, ¿captada por una secta?: “En Lima me siento querida y libre”