Primeras consecuencias tras los mensajes de Puigdemont: algunos independentistas barajan otros candidatos