Puigdemont tiene un ‘as en la manga’ para la campaña a distancia: el holograma