El Tribunal Supremo deja en el aire su decisión sobre quien debe pagar el impuesto hipotecario