Los altos precios de alquiler, un problema para Madrid y Barcelona