Ana Rosa, a Miriam Saavedra: “Eras insoportable, no podría convivir contigo ni un cuarto de hora”