La bala perdida que mató a un hombre en Málaga salió de un fusil AK-47