La boda del año entre Meghan y Harry no defraudó: lujo, glamour y emoción