El hermano de la presunta parricida de Logroño encontró unas cartas que habría escrito para despedirse