Dos trabajadores de los centros de menores de Mallorca confirman el escándalo: "Algunas tenían sida"