Los objetos personales que Kiko Rivera descubrió en la habitación de Paquirri: abrigos, capotes y hasta un altar dedicado a su padre