Corinna admite que Juan Carlos I la usó como testaferro: "No porque me quería, sino porque resido en Mónaco"