Rosa Peral se intercambió mensajes de contenido erótico con su vecino dos días después del crimen