La Guardia Civil busca a una joven de 25 años que mandó la ubicación a su madre con el teléfono