La primera sentencia del acosador de la madre de Gabriel Cruz describe la obsesión del detenido