Una de las primeras víctimas de ‘Dulce Ángel: “Me amenazaron con cortarme un dedo si no les decía el pin”