Los errores que cometió el asesino confeso del crimen de Patraix al limpiar el cuchillo