El feretro y los padres de Gabriel salen de la catedral entre los aplausos de los vecinos