El FMI y la OCDE avisan de una desaceleración económica que "lastrará a toda una generación"