Los padres de Gabriel mantienen la esperanza de encontrar a su hijo tras aparecer una camiseta