La autopsia confirma que Gabriel murió por asfixia el mismo día de la desaparición