El Gobierno balear rechazó hasta en dos ocasiones investigar al instituto que tutelaba a los menores