La Infanta Cristina se refugia en Bidart en unas vacaciones con su familia política