Un informe de la Guardia Civil sitúa a los CDR en el centro de la violencia en Cataluña