Un equipo de 'AR' comprueba que algunas prostitutas siguen trabajando a pesar del estado de alarma