'AR' se infiltra en la Cañada Real, el mayor supermercado de la droga