La playa de S'arenal, el lugar de desenfreno de los alemanes