Manuel Regueiro, geólogo: “Las bombas no podían succionar piedras a tanta profundidad”