Antonio Manuel Guerrero pone en duda que su nuevo destino fuese un error informático