Un ajuste de cuentas acaba con tres cuerpos en la cuneta: un cadáver y dos heridos de gravedad