El ministro Zoido, al borde de las lágrimas al recordar el caso del pequeño Gabriel