Una hora y media tarde y entre aplausos de su bancada, Mariano Rajoy llega al Congreso