El cadáver de una de las niñas de Alcàsser tenía una mano deshuesada