El verdadero despacho de Ana Rosa y otras cosas que no se vieron de la persecución de Omar a Chabelita