Así amañaban presuntamente los partidos los jugadores de la operación Oikos