Los padres de Gabriel: "Tenemos la esperanza más encendida que nunca”