La madre de la presunta parricida de Logroño escribió en una carta que había sido víctima de una estafa de 100.000 euros