La estación de cercanías de Pitis y sus alrededores sigue siendo un foco de droga y delincuencia