Rajoy y Puigdemont en La Moncloa, ¿encuentro o desencuentro?