La presunta parricida de Alcolea iba a perder la custodia de su hijo el mismo día del crimen