El presunto asesino de Dolores ya la dejó inconsciente de una paliza hace dos semanas