El presunto terrorista de Cornellà quería ocultar su homosexualidad a su comunidad