Los vecinos de Huércal, el pueblo de la presunta parricida, totalmente desolados