Sanidad necesitaría contratar a cerca de 400 'rastreadores' para frenar el coronavirus