María José Carrascosa se abraza con su padre en el aeropuerto de Valencia