La ayahuasca puede provocar ataques de pánico, alucinaciones y hasta brotes psicóticos