Los atracadores utilizan cada vez más violencia para robar a los turistas en el centro de Barcelona